Concepto de belleza

Educando el gusto

Desde pequeños nos enseñan a seguir unos patrones de confianza en función de la apariencia física de la persona que tenemos delante, y el más claro ejemplo de esto son las películas de la productora Disney, donde los personajes malvados son aquellos más feos, o menos agraciados, mientras que los buenos son los más bellos de la obra. De esta manera los niños van a querer parecerse siempre al personaje bello, y por tanto adoptar los valores buenos que este personaje lleva consigo, pero ¿es esto bueno a la larga? Puede que ese sea el comienzo de la creación de una sociedad confundida y con prejuicios, puesto que muchas veces los malos son más bellos, y los buenos no siempre tienen tan buen aspecto. 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: